Los docentes como comunidad de aprendizaje

Hace un año un grupo de valientes profesoras decidieron organizarse a su manera. El contexto no era muy alentador; por un lado, se encontraba el Estado Mexicano amenazante y no había día que no se produjeran incidentes nuevos. Desde el Congreso de la Unión, los Diputados y Senadores hacían causa común con los grupos empresariales y fueron una sola voz.

Muy pronto, los reclamos de diálogo del magisterio tuvieron que enfrentarse a las fuerzas del orden público. En los meses de octubre noviembre; miles de policías estatales y federales invadieron las calles y le hicieron frente a un magisterio desarmado que solo reclamaba ¡Diálogo!

Jueces y Ministros de la Suprema Corte de Ministros de la Nación también dejaban testimonio de quien mandaba en México y desde este lugar, se aprobaron leyes que contradicen a la Ley Suprema de la República.

Desde las televisoras y los medios electrónicos; los patriarcas de la información justificaban la represión contra los maestros y apoyaban una supuesta Reforma Educativa que nadie sabe a ciencia cierta que es, pero muchos salen en su defensa. Incluso, los líderes del SNTE.

Después de la aplicación de la Evaluación del Desempeño Docente, en este país pueden ocurrir todas las cosas posibles e incluso de aquellas que no lo parezcan. El año pasado el escenario era de polvaredas; de aquella que levantaba la SEP en cada una de las declaraciones de sus funcionarios en su aún más compleja estructura burocrática y de relaciones institucionales.

Por su lado, el Secretario de Educación y su estructura burocrática en sus tres órdenes de gobierno y esa costra burocrática autodenominada autoridad educativa. Y casi de manera paralela por el orden de importancia y por la toma de decisiones, estaría el INEE y su supuesto carácter autónomo. Como organismo intermedio, tendríamos, al difuso, digamos poco transparente, pero estratégicamente importante para la sobrevivencia de los cuadros políticos del SNTE y de los gobernadores, sí, la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente, sí, el SNTE nadando de a muertito.

El señor Emilio Chuayffet se fue, pero en su corta estancia por la SEP, se ganó el rechazo de los profesores y un hombre fogueado en el parlamento, canceló el principal recurso del que disponía para dialogar con el magisterio y convencerlos de las bondades de su propuesta educativa. En esta polvareda, el PRD intentó convencer a los partidos y al gobierno de los peligros de aprobar una ley o una serie de reformas a las leyes para construir una Reforma Educativa. Y en esa polvareda, nadie quiso ver la dimensión del conflicto por venir. Los partidos fueron uno solo y su polvareda fue un Pacto que terminó en el parto de los montes.

Manos anónimas diseñaron cientos de carteles llamando a los maestros a no presentar el examen. En esa polvareda, aparecieron páginas en las redes sociales llamando a desobedecer a las autoridades educativas. Las manifestaciones callejeras dejaron de ser convocadas por un órgano central. La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación se convirtió en las siglas públicas de los grupos anónimos. La CNTE se queja del cerco informativo, pero descuida las redes sociales para informarle al magisterio. La CNTE, el SNTE y la SEP son tierra de las mismas polvaredas. ¿Y ahora dónde están esos que llamaron a no presentar el examen? ¿Dónde están los abogados que los apoyarán? Antes decían los abuelos febrero loco pero las polvaredas vienen en abril, un poco más fuertes e intensas frente a un Secretario que se hace cada día más pequeño.

Un grupo de maestras está preocupado al ver el escalamiento del conflicto. Busca apoyo para construir eso que originalmente se llamó portafolio de evidencias y en prácticas de ensayo y error, lograron el apoyo de un personaje ligado a Ceneval. Por varias semanas fueron acompañados, más o menos con cierta disciplina y metodología. El resultado fue de cuatro maestros destacados y el resto, quedaron en la categoría de suficientes.

El ultimo día, los maestros descubrieron el potencial que habían logrado en solo unas horas de estudio, de lecturas y discusiones. Por primera vez, estas maestras, aún jóvenes, una madre soltera –tal vez- otra que está feliz por ser abuela por segunda vez. Aquí escucho con respeto parte de su vida, son mujeres que luchan a su modo, por cierto a pesar de los supuestos liderazgos sindicales. Están eufóricas y confían en aprobar los exámenes.

Alguien propone transformar al grupo en una consultoría. Otro profesor les recuerda que esto que han vivido en horas previas a los exámenes, es lo que se conoce como comunidad de aprendizaje y que su permanencia; puede transformar de un grupo coyuntural para la aprobación del examen, en un grupo docente altamente calificado, de esa forma, por ejemplo, se puede apoyar a los maestros que realizan un posgrado con sus reportes de lecturas, con la aplicación de instrumentos de investigación y desde luego, sin perder de vista en convertirse en empresa privada. Hay euforia a pesar de lo incierto del proceso. Ya se adelantan las fiestas de fin de año, alguien propone una cena a manera de pre- posada y en medio de la polvareda, se desdibujaron las sonrisas y las intenciones inmediatas, así es el magisterio (31 03 2016).