Importancia de la investigación educativa

Alicia Puebla Espinosa

Escuela Preparatoria Oficial No. 55

Ponencia presentada en el Primer Congreso Internacional de Transformación Educativa

Introducción

Ante los cambios acelerados de conocimiento y la diversidad de paradigmas, se requiere de profesionales competentes que den respuesta a los problemas de una realidad compleja y dinámica; que adopten una actitud reflexiva y crítica con respecto a la realidad educativa y que posean idoneidad técnico-profesional para investigar científicamente esa realidad y transformarla creativamente. Se necesita también de profesionales que se asuman como pensadores, es decir como sostiene Paulo Freire (1988), que "realicen la tarea permanente de estructurar la realidad, de preguntarle y preguntarse sobre lo cotidiano y evidente, tarea ineludible para todo trabajador social."  

Para explicar y comprender lo que es la investigación científica, es importante hablar de la investigación en general y como ésta va desembocando en lo que después se llamó investigación científica.

.

 

Investigación en general es una actividad encaminada a la adquisición  o descubrimiento de nuevos  conocimientos;  independientemente de cuáles  sean esos conocimientos, pueden ser referidos a las artes,  a las letras o a conocimientos científicos.

Jean Pierre Vielle  1989,  (citado por Albert, 2007) explica el concepto afirmando que: la investigación se extiende como todo proceso de búsqueda sistemática de algo nuevo.  Este “algo” producto de la investigación, no es solamente del orden de las ideas y del conocimiento, sino que genera resultados diversos y muy diferentes, nuevas ideas, conceptos, teorías, nuevos diseños, valores, prototipos, comportamientos y actitudes.

Para Carlos Borsotti (1989)  “…investigar es un proceso por el cual se intenta dar respuesta a problemas científicos mediante procedimientos sistemáticos, que incluyen la producción de información válida y confiable.”

Investigación en general es una actividad encaminada a la adquisición  o descubrimiento de nuevos  conocimientos;  independientemente de cuáles  sean esos conocimientos, pueden ser referidos a las artes,  a las letras o a conocimientos científicos (Albert, 2007).

La investigación educativa entendida como disciplina, es un ámbito de conocimiento reciente que se encuentra en la actualidad en un momento de cambio debido al avance de los nuevos sistemas de acceso e intercambio de información y al impacto que ha tenido la computarización y lo que está produciendo en el modo de recopilación y tratamiento de la información. Unos de los aspectos más debatidos en la investigación educativa es el que hace referencia a los críticos de rigor por lo que se regulan las diversas metodologías para adquirir el carácter de científica; uno de los elementos constitutivos de este proceso es la voluntad del experto de comunicar los resultados. De manera previa, el propio investigador precisa recurrir a la consulta de diversas fuentes de información con el fin de establecer el estado de la cuestión del conocimiento sobre el fenómeno que piensa investigar. La tarea de adquirir las fuentes y organizarlas para fácil acceso ha correspondido, tradicionalmente a las bibliotecas, a las que se añaden en la actualidad los centros especializados de documentación computarizada.

Investigación educativa-concepto

De forma general, se puede decir que la investigación educativa  es la aplicación de conceptos como conocimiento científico,  ciencia, método científico e investigación  científica aplicados a todos ellos en ámbito de la educación. Trata de las cuestiones  y problemas relativos a la naturaleza, epistemología, metodología, fines y objetivos en el marco de la búsqueda progresiva de conocimiento en el ámbito educativo. Una manera de poder dar una definición es analizar cómo está concebida  en las distintas perspectivas  de investigación. (Albert, 2007)

Según las perspectivas empírico-analíticas, la investigación  educativa equivale a investigación científica aplicada a la educación  y debe ceñirse a las normas del método científico en su sentido más estricto. Desde esta perspectiva,  se da carácter empírico  de la investigación apoyándose  en los mismos postulados que las ciencias naturales. Desde este punto de vista, investigar en educación  “es el procedimiento  más formal,  sistemático e intensivo de llevar a cabo un análisis científico”  (Best, 1972). “Consiste en  una actividad encaminada hacia la creación  de un cuerpo organizado de conocimientos  científicos sobre todo  aquello que resulta de interés para los educadores” (Travers, 1979).

Con el desarrollo de nuevas ideas sobre la educación,  concebida como realidad  sociocultural,  de naturaleza más compleja,  singular y socialmente  construida,  han surgido nuevas conceptualizaciones  o perspectivas  de la investigación educativa, denominadas  interpretativa y crítica. La concepción  interpretativa supone un nuevo enfoque  en el estudio de la educación. La educación se concibe como una  acción intencionada, global y contextualizada  regida por reglas personales  y sociales y no por leyes científicas. Según su concepción, investigar es comprender  la conducta humana desde  los significados e intenciones de los sujetos que intervienen en el escenario educativo. El propósito de  la investigación  educativa es interpretar  y comprender  los fenómenos educativos más que aportar explicaciones de tipo casual.

Desde la corriente crítica, la investigación trata  de develar creencias,  valores y supuestos que subyacen en la práctica educativa. De ahí la necesidad de  plantear una relación dialéctica entre teoría y práctica  mediante la reflexión crítica. De esta manera, el conocimiento se genera  desde la praxis y en la praxis. La investigación se concibe  como un método permanente de autoreflexión. Según estas posturas se podría definir la investigación educativa como una “indagación sistemática  y mantenida, planificada  y autocrítica, que se halla sometida a crítica pública y a las comprobaciones  empíricas en donde éstas resulten  adecuadas”  Stehouse (1984).  Elliot (1978) la define como “una reflexión diagnóstica sobre la propia práctica”

Origen de la investigación educativa

La investigación en educación como disciplina  de base empírica aparece a finales  del siglo XIX, que es cuando en  Pedagogía se adopta el método experimental, tomando el nombre de Pedagogía experimental. Esta nueva disciplina cuenta con  influencias como  el pensamiento filosófico  del siglo XIX, el nacimiento de la pedagogía científica y el desarrollo de la metodología experimental. La influencia del pensamiento filosófico del siglo XIX  viene dada por las corrientes  que en él predominan y  que van a cambiar las formas de  concebir la naturaleza  de los fenómenos educativos, contribuyendo a la  emancipación  de las ciencias sociales y al desarrollo del método. Estas corrientes son el positivismo (Comte, 1778-1857), corriente filosófica que  concibe el conocimiento como un conjunto de hechos relacionados  según ciertas leyes y  que sólo admite los datos de la experiencia como fuente de conocimiento; el sociologismo (Durkheim, 1858-1917), corriente que estudia los fenómenos sociales y las relaciones humanas; el pragmatismo, corriente filosófica divulgada por James, Dewey, Schilder,  según el cual el único criterio válido para juzgar la verdad de toda doctrina se ha de fundar en sus efectos prácticos, y el experimentalismo (Dewey, 1859-1952), movimiento filosófico basado en la experiencia para examinar y probar las características de una cosa. El nacimiento de la pedagogía científica es, sin duda, otra de las influencias en la pedagogía experimental. En el siglo XVIII, con el racionalismo,  se inicia la idea de una pedagogía científica basada en la experimentación: las investigaciones como las de Darwin sobre el origen de las especies en 1859, las de Cournot, en 1891, sobre los fundamentos de nuestros conocimientos, las de Bain, en 1879 sobre la educación como ciencia; las de C. Bernard, en 1895, con Introducción al estudio de la medicina experimental,  junto con  las aportaciones innovadoras  del pensamiento pedagógico de Rousseau (1712-1778), Pestalozzi (1746-1827) y Froebel (1782-1852), propician el nacimiento de la investigación pedagógica con carácter empírico sentando las bases  empíricas de la educación (Albert, 2007)

El desarrollo de la metodología experimental va a  influir igualmente en la consolidación de la llamada pedagogía experimental, y aunque esta metodología  se desarrolla primero en ciencias afines como la medicina y la psicología,  que aportan aspectos  significativos  como un modo de trabajar  específico que es el laboratorio,  un área de interés  que serán los estudios psicopedagógicos, unos instrumentos de medidas como las pruebas objetivas,  y un foco de interés que será el niño,  se extenderá después  a la educación como resultado de factores culturales,  sociales y políticos  relacionados  con aspectos como la preocupación por asentar la educación sobre bases empíricas y la introducción  del método experimental en las ciencias humanas.

 La investigación Educativa  tiene un siglo de historia, su origen se sitúa a fines del siglo XIX, cuando la pedagogía, a semejanza de lo que anteriormente habían realizado otras disciplina humanísticas, como la Sociología y Psicología entre otras, adoptó la metodología científica como instrumento fundamental para constituirse en una ciencia. Esta conversión científica  fue el resultado de un largo proceso que inicia a fines de la Edad Media y a principios de la Moderna, del trabajo de diversos autores, pero muy especialmente de las aportaciones de Galileo surgió un nuevo modelo de aproximaciones al conocimiento de la realidad. Sin embargo, la expresión “Investigación Educativa” es bastante reciente, ya que tradicionalmente se denominaba “Pedagogía Experimental”; el cambio terminológico y conceptual se debe fundamentalmente a razones de tipo sociocultural y a la preexistencia de las aportaciones del mundo anglosajón en el ámbito educativo.

Características de la investigación educativa

1. Permiten la presencia de acciones intencionales y sistemáticas

 2. Son realizadas con apoyo en un marco teórico

 3. Conducen al descubrimiento de algo nuevo

 4. Se obtiene a través de diversas naturaleza: conocimientos, teorías, ideas, conceptos, modelos, productos, artefactos, maquinas, medios, valores y comportamientos

Objetivos de la investigación educativa

1. Conocer los distintos puntos de vista sobre la naturaleza de la investigación

2. Adquirir el conocimiento y el dominio de la terminología básicas en la investigación

3. Conocer los diversos enfoques metodológicos aplicados a la educación por los investigadores.

4. Dar respuesta a la necesidad de conocer y mejorar una determinada realidad educativa.

5. Innovar en educación y analizar los resultados y eficacia de dichas innovaciones para avanzar en la mejora de los resultados educativos.

6. Formular juicios de valor sobre la situación estudiada (evaluación), y establecer las causas que inciden sobre ella (diagnóstico). Esto facilita poder intervenir para potenciar, modificar y mejorar las situaciones educativas.

7. Tomar decisiones y, en su caso, generalizar conclusiones que puedan estar afectando por igual a muchos sujetos o situaciones, lo que amplía la posibilidad de actuar sobre ellas y de rentabilizar los recursos y las inversiones que se hacen en tiempo, esfuerzo y presupuesto al investigar.

8. Valorar el grado en que se alcanzan determinados objetivos educativos.

Criterios reguladores que deben tomarse en cuenta en la investigación educativa.

Uno de los aspectos más debatidos en la investigación educativa es el que hace referencia a los criterios de rigor por los que se regulan las diversas metodologías. En la medida en que el investigador aplique unos criterios reguladores que garanticen el rigor método lógico, existirá una mayor confianza  en los resultados de la investigación. Distintos criterios de racionalidad se aplican tanto al proceso de investigación como a las técnicas de investigación social, a cuyas exigencias epistemológicas deben adecuarse. Cualquier investigación debe responder a unos cánones o criterios reguladores que permitan evaluar la autenticidad del proceso. El rigor metodológico de cualquier investigación científica puede ser considerado desde cuatro criterios reguladores: veracidad, aplicabilidad, consistencia y neutralidad.

Las diferencias existentes entre los criterios científicos de los paradigmas positivistas, por un lado, y constructivista-crítico, por otro, no afectan tanto a los criterios de rigor como a las estrategias empleadas en cada perspectiva. Sin embargo, cuando la mayoría de los autores se refiere a los paradigmas constructivista-crítico, propone los criterios regulativos de credibilidad, transferibilidad, dependencia y confirmabilidad, respectivamente, como respuestas alternativas a los criterios tradicionales de la metodología empírico-analítica de validez interna, validez externa, fiabilidad y objetividad.

Criterio de veracidad. El criterio de veracidad se refiere al grado de confianza que se puede depositar en los resultados de una investigación y en los procedimientos empleados en su realización.

Criterio de aplicabilidad. Determina la relevancia y las posibilidades de que las explicaciones e interpretaciones, como resultados de una investigación, se puedan generalizar o aplicar a otros contextos, a otros sujetos y a otros problemas de investigación.

Criterio de consistencia. Se refiere al grado en que se estima que los resultados de una investigación volverían a repetirse en el caso de que se replique el estudio con los mismos o similares sujetos y en el mismo o similar contexto. La estabilidad de los resultados es un criterio regulador que se denomina fiabilidad cuando el investigador admite la posibilidad de una cierta constancia situacional y la viabilidad de repetir una investigación en condiciones idénticas (replicación).

Criterio de neutralidad. Se refiere a que los resultados de la investigación son reflejo de los sujetos estudiados y de la misma investigación, y no producto de los sesgos, juicios o intereses del investigador.

Limitaciones de la investigación educativa

Por su propia naturaleza, la realidad educativa es diversa, compleja y cambiante. Por dicha razón, su estudio está sujeto a límites y obstáculos que no se deben obviar. Los más habituales son de orden ambiental, técnico, los derivados del objeto de estudio y de orden ético-moral.

1. Limitaciones de orden ambiental. Se refieren a situaciones contextuales o condiciones del ambiente y características de los sujetos, que pueden afectar los resultados de la investigación (nivel sociocultural, edad, sexo, etcétera). Las condiciones ambientales en educación condicionan básicamente el proceso de generalización, poniendo límites al alcance de los resultados de la investigación. Cualquier extrapolación de los datos debe ser realizada con suma cautela.

2. Limitaciones de orden técnico.  Son límites que afectan a la calidad de la información recogida, del dato o de la medida. Las observaciones y mediciones se basan en manifestaciones externas cuyo isomorfismo con la realidad educativa en estudio no está garantizado. Dentro de este apartado también se puede incluir la distorsión causada por efectos no deseados, dado que en la propia situación investigadora activa existen elementos de difícil control (en ocasiones, porque se desconoce su existencia) y que deben identificarse con el fin de contrarrestar su acción distorsionadora.

3. Limitaciones derivadas del objeto de estudio. En ocasiones, la propia naturaleza de la realidad educativa hace difícil su exploración. Se plantea el problema de si la investigación educativa debe considerar como objeto propio sólo la realidad empírica (observable) o ha de penetrar en otro tipo de realidades que precisan elucubraciones no fundamentadas en la información extraída directamente de la observación.

4. Limitaciones de orden ético-moral. La investigación centrada en el trabajo con y sobre seres humanos no justifica de ninguna manera el trato de los mismos como simple objeto de estudio, sino que exige que sean considerados desde el respeto a su integridad como ser humano. Los límites de orden moral hacen referencia al freno que se debe poner a todo tipo de intervención que pueda re- percutir de manera negativa sobre el propio individuo, es decir, sobre su personalidad, intimidad, desarrollo emocional, intelectual, físico, etcétera. Esto significa que es necesario investigar a partir de la consideración de los derechos inalienables de la persona y llevando a cabo, por lo tanto, un tipo de investigación que se adscriba a una postura moral lícita.

Importancia de la investigación educativa   

Hay diversidad de factores relacionados con la educación en los cuales incide de forma impactante la investigación. De ahí que sea tan importante en el campo educativo. Aporta nuevos conocimientos desde la perspectiva epistemológica, política, antropológica, cultural y tecnológica. No se puede obviar la pedagogía, la administración, la economía, la industria y todas las áreas del conocimiento. Al realizar una investigación, se obtienen resultados y se difunden conocimientos nuevos, estos permiten al educador resolver situaciones desde su propio ámbito. El profesional de la educación tiene que comprender su realidad, intervenirla, tomar decisiones, producir conocimientos, asumir posición crítica frente a las teorías de la ciencia y la tecnología. Debe, además, enfrentarse con la información, cada vez más rápida y prolífica. Así, se puede tomar como punto de partida la investigación educativa, que aporta al estudio de los factores inherentes al acto educativo en sí, su historia, el conocimiento profundo de su estructura, y llegar hasta una investigación reflexiva y práctica, donde se puedan descifrar significados y construir acerca de escenarios concretos, simbólicos e imaginarios que forman parte del diario vivir (Fiorda, 2010).

La necesidad de investigar en educación y en los centros e instituciones educativas surge desde la curiosidad, desde el momento en que nos hacemos preguntas sobre cómo funcionan las cosas, sobre los comportamientos de las personas y las instituciones educativas, sobre los efectos que produce nuestra práctica educativa o sobre cómo podemos innovar y mejorar los resultados de nuestras acciones. La investigación nos ayuda a incrementar el conocimiento y a obtener conclusiones sobre la realidad, los fenómenos y los hechos que observamos; nos ayuda a analizar la relación que se establece entre los elementos que configuran una determinada situación educativa y, muchas veces también, a tomar decisiones sobre cómo intervenir en dicha situación para mejorarla.  Por tanto, la necesidad de investigar en Educación surge desde el momento en que  pretendemos conocer mejor el funcionamiento de una situación educativa determinada, sea un sujeto, un grupo de sujetos, un programa, una metodología, un recurso, un cambio observado, una institución o un contexto ambiental o de dar respuesta a las múltiples preguntas que nos hacemos acerca de cómo mejorar nuestras actuaciones educativas.

La combinación entre génesis de conocimiento sobre el funcionamiento de la realidad que posibilita la investigación, junto con su también potencialidad para transformar dicha realidad a través de la  innovación y la mejora de las prácticas cotidianas, hace que, en ocasiones, nos refiramos a ella con la expresión  Investigación + Desarrollo (I+D). Esta expresión suele también utilizarse para designar acciones de investigación vinculadas a las instituciones de trabajo (centros docentes, empresas, etc.) y a la inversión económica en investigación, ya sea con fondos públicos o privados, para financiar y promover mejoras en las prácticas laborales, en los productos que se derivan de ellas y, en definitiva, en innovación. Por ello, se suele también hablar de iniciativas que promueven la Investigación, el Desarrollo y la Innovación (I+D+I). Con ello se pretende hacer notar la importancia de la investigación para conocer mejor cómo funcionan las cosas (diagnóstico), y cómo podrían llegar incluso a funcionar mejor para obtener productos de calidad en aquello que se hace (intervención).

En el ámbito de la educación, esto se traduce, entre otras cosas, en la mejora de las prácticas educativas, de aprendizaje, de enseñanza, en las dinámicas de interacción en la familia, en las aulas, en los centros, en los rendimientos académicos del alumnado y en la calidad educativa que se llega a conseguir en un determinado centro o institución educativa, o con una política o programa educativo concreto en un ámbito local, regional, nacional o, incluso, internacional.

Dados los potenciales beneficios de la investigación, se considera necesario que los conocimientos y hallazgos obtenidos a través de ella sobre los procedimientos a utilizar para mejorar las prácticas y los productos educativos, se difundan para que lleguen al máximo número posible de beneficiarios. Por ello, tras efectuar la investigación se hace necesario redactar un  informe de investigación. Su lectura puede ser útil a las personas interesadas en poner en práctica los conocimientos obtenidos en sus ámbitos de trabajo tras adaptarlos a las características de los mismos: no hay que olvidar que cada contexto educativo es diferente a otro y que conviene adaptar los conocimientos a las formas específicas de funcionamiento que rigen en cada uno de ellos. Este mejor conocimiento de la situación analizada que proporciona la investigación facilitará valorarla para llegar a establecer si se producen en ella carencias o no tras compararla con un criterio o patrón (evaluación), y también permitirá identificar con más facilidad los factores que están influyendo sobre ella determinando su comportamiento (diagnóstico), que en unos casos puede ser carencial conforme a lo esperado y en otros no. Esta posibilidad que ofrece la investigación de  evaluar y diagnosticar facilita los procesos posteriores de  toma de decisiones sobre lo que conviene hacer con la situación analizada: en unos casos, cuando la situación no presente carencias, se podrán tomar medidas de potenciación para que dicha situación pueda alcanzar incluso un mejor funcionamiento. Estas acciones, a su vez, necesitarán ser evaluadas a través de nuevos procesos de investigación –investigación evaluativa  para saber si resultan eficaces y dan la respuesta esperada.

Hasta el momento presente no ha existido en México una verdadera cultura de investigación. Dos de las razones fundamentales han sido la falta de recursos tecnológicos y el desconocimiento en cuanto a metodologías de investigación que sean pertinentes dentro del campo de la educación.

Si tomamos en cuenta los resultados de la investigación experimental dentro

del campo de la educación, nos podemos dar cuenta  de que hay una serie de estrategias que puede ayudar a los docentes a maximizar la eficacia de su labor de enseñanza. Mucho de lo descubierto a través de la  investigación experimental ha sido de gran ayuda en el campo de la educación para diseñar estrategias y programas de formación docente que aborden algunos de los problemas más comunes encontrados en esta área. Dentro del enfoque de la investigación experimental en la enseñanza, se descubrió, por ejemplo, después de una infinidad de observaciones en el salón de clase y del uso de categorías preestablecidas, que los estudiantes que se concentraban durante más tiempo en la tarea que les había encomendado el maestro, tenían mejores resultados que  aquellos que no se concentraban durante tanto tiempo en  la tarea.         Con el uso de grupos de control se pudo comprobar que realmente había diferencias en los resultados de tests estandarizados de niños en salones de clase donde el maestro había aplicado técnicas, estrategias o metodologías sugeridas como resultado de la investigación experimental. A medida que va avanzando la investigación experimental dentro del salón de clase, se van identificando patrones de conducta más o menos generalizados que se correlacionan con un mejoramiento dentro del área del logro académico de los estudiantes. Así se identifican conductas de docentes y de docentes y de estudiantes que son deseables y aquellas que no lo son por no estar necesariamente correlacionadas con un mejoramiento académico. Dentro de este modelo experimental la perspectiva fenomenológica de las personas que manifiestan las conductas observadas no es tomada en cuenta. Los procesos de pensamiento, las intenciones de los actores dentro del salón de clase no son tomados en cuenta por el paradigma experimental. Lo que cuenta son únicamente las conductas observables y codificables por el investigador dentro de alguna de sus categorías pre-establecidas.

La investigación interpretativa tiene tres características fundamentales: a) requiere una participación intensiva y de largo plazo en el contexto que se está investigando; b) un cuidadoso registro de lo que sucede en el contexto estudiado a través de notas de campo, documentos pertinentes producidos por los actores involucrados, como muestras de los trabajos producidos, grabaciones, documentos de entrevista,  cintas de video, etc., y c) reflexión analítica sobre el  registro documental obtenido y elaboración de un informe utilizando viñetas narrativas documentando con evidencia empírica y sistemáticamente analizada lo que sucedió en el contexto investigado.La investigación en el campo de la educación, y especialmente en un país tan rico en diversidad como el nuestro, no puede quedarse nada más en un cientificismo  teórico que satisfaga las necesidades intelectuales de investigadores individuales o de instituciones específicas. La investigación educativa en México tiene un compromiso social. Este hecho pone de manifiesto la necesidad de que investigadores educativos y sus proyectos respondan no nada más a necesidades en el nivel local y en el de la comunidad hacia donde van a tener un impacto los resultados de dichas investigaciones. Muchas de las decisiones tomadas en cuanto a la naturaleza de los recursos  designados para la educación en el país se hacen con base, entre otras cosas, en los resultados obtenidos a través de la investigación. Dichos recursos deben  responder a necesidades y demandas de la población en tiempo y lugar específicos.

El diseño de la investigación educativa en México tiene que tomar en cuenta los  criterios en el proyecto de modernización educativa en cuanto a pertinencia, integridad, flexibilidad y pluralidad. Los aprendizajes dirigidos a los estudiantes en una región específica deben responder a la realidad concreta de  esos alumnos, tomando en cuenta todos los factores que conforman su personalidad e intereses. Los programas educativos y sus contenidos necesitan adaptarse a la realidad del maestro, del alumno y de las condiciones regionales y locales de los centros educativos. Deben incluir el saber científico general y también popular, relacionándolos con el fin de ayudar al estudiante a interpretar su entorno desde lo local, a lo nacional, hasta una concepción de su lugar como individuo en el mundo. Los esfuerzos dentro de la investigación educativa necesitan tomar en cuenta los lineamientos establecidos por la necesidad de una modernización educativa.

La realidad concreta de lo que sucede en el salón de clase debe ser  congruente con el entorno de la escuela y la comunidad donde se manifiesta. El  proceso para la detección  de las necesidades educativas en los contextos sociales y culturales de nuestro país requiere una metodología de investigación interpretativa, de tipo inductivo, como parte del planteamiento para la modernización educativa.

Necesitamos modelos de capacitación para educador es en donde la  investigación juegue un papel primordial desde los primeros semestres. Con este tipo de esfuerzos que amalgaman la educación y la investigación podremos comenzar a confrontar los retos que nos aguardan y transformar nuestra realidad para una sociedad más justa, responsable y humana  (Echeverría, 1994).

Estos procesos de toma de decisiones que facilita la investigación educativa permiten llevar a cabo tres niveles de prevención asociados a la intervención:

primaria, cuando se actúa para potenciar, secundaria, cuando se persigue eliminar las causas de una limitación que ya empieza a ser observable, y terciaria cuando se intenta paliar los efectos de una limitación que está ya arraigada y que, por ello, no resulta fácil eliminar sus causas.

Por tanto, dada una situación educativa que interese conocer con cierto rigor y profundidad, será necesario analizar a través de la investigación sus características, identificar los factores que influyen en ella y que la condicionan, comprender las interacciones que se dan entre dichos factores y, si es posible, llegar a establecer las causas que determinan en ella la aparición de determinados comportamientos o efectos (diagnóstico ) para que se posibilite posteriormente, si es el caso, una  toma de decisiones sobre el tipo de  intervención que cabe realizar sobre dicha situación.

Estas razones ayudan a entender la conveniencia de investigar en Educación para conocer en qué consisten los procesos educativos ya sean individuales, grupales, institucionales o ambientales, sus características y sus condicionantes, para poder orientar mejor las intervenciones educativas (ya sean de potenciación, asesoramiento, clasificación, selección o modificación) y, en suma, para posibilitar introducir mejoras en las situaciones educativas, en los procesos implicados en ellas y en los productos que se obtengan.

Ello lleva a considerar la necesidad de formar a los docentes, educadores y otros profesionales afines en teorías, métodos y técnicas de investigación, para que, llegado el caso, puedan analizar e interpretar su propia práctica o la de otros en sus contextos profesionales con el fin de mejorarla (Martínez, G., 2007)

La investigación educativa se fundamenta en la necesidad de plantear y desarrollar proyectos de investigación tendientes a analizar y elevar la calidad de la práctica docente que se desarrolla en las escuelas.

El vínculo entre la docencia y la investigación es considerado a partir de dos perspectivas generales:

1. Investigación de la docencia, referida a estudios sistemáticos con fines evaluativos y de superación de la práctica docente en cuanto a: a) métodos y técnicas de enseñanza, b) logro de objetivos de aprendizaje, c) medios didácticos de apoyo, d) tipo y calidad de materiales usados en la enseñanza, etcétera.

2. Investigación para la docencia, referida a estudios relacionados con: a) necesidades de formación docente, b) diseño y desarrollo de cursos que satisfagan dicha necesidad, c) elaboración de perfiles profesionales, d) estructuración y evaluación de currícula académica, etcétera

Con estos criterios se pretende señalar la importancia de la investigación educativa para la práctica docente, sustentada en una investigación diagnóstica se observa indispensable para conocer el grado en que los profesores investigan sobre la asignatura que imparten y se sirven de la investigación para fundamentar el proceso de enseñanza-aprendizaje que llevan al cabo.

Lo anterior parte de la consideración de que el conocimiento profundo del tipo de práctica docente desarrollada permitirá analizar acerca de las necesidades de vincular al profesor con el ejercicio de la investigación; así como, a determinar la eficiencia de su práctica docente y el conocimiento que se tenga sobre la metodología de la investigación educativa.

Conclusiones

La necesidad del mejoramiento y el desarrollo de la educación en nuestro país constituye un reto difícil y de vital importancia. La selección de metodologías de investigación idóneas para la confrontación de dicho reto es imperativa. Dicho reto requiere la formación de investigadores comprometidos con la realidad social en que viven y con una visión del proceso de investigación como una tarea de servicio, y no como un ejercicio intelectual realizado desde una torre de marfil para su satisfacción individual. Requiere también conocimientos sistemáticos y coherentes dentro del área de la investigación cualitativa (Echeverría, 1994)

Es necesario considerar la necesidad de formar a los docentes, educadores y otros profesionales afines en teorías, métodos y técnicas de investigación, para que, llegado el caso, puedan analizar e interpretar su propia práctica o la de otros en sus contextos profesionales con el fin de mejorarla.  (Martínez, G.,2007)

La investigación educativa es una actividad que genera el desarrollo de habilidades para el trabajo intelectual y del conocimiento y  a través de estas los alumnos analizan, conocen y transforman su realidad, es decir, construyen su conocimiento. En la actualidad el investigar puede valerse de diversos centros para investigar, la mayoría de estos centros están conectados entre sí, y con los usuarios mediante redes telemáticas. La extraordinaria liberta de expresión y de acceso a la información que permite la red representa una revolución en el mundo de la comunicación de consecuencias insospechadas. En otro orden, cabe señalar que la realidad educativa, por su propia naturaleza está  sujeta en su actualidad a límites de diversos órdenes, como pueden ser: ambientales, técnicos, derivados del objeto de estudio y de tipo ético o moral.

Bibliografía 

Albert, G. M. J. 2009. La investigación Educativa. Claves Teóricas. Mc Graw-Hill. España.

Best, J.W. 1972.  Cómo investigar en educación. Ed. Morata. Madrid.

Borsotti, Carlos. 1989.  La situación problemática. El problema de investigación, Fichas de trabajo Universidad de Luján, Buenos Aires, Argentina.

Echeverría, E., 1994. La importancia de la investigación en el campo de la educación. Sinéctica 1 Jul.dic/1994

Elliot, J. 1978. “What is action-research in the school?”. Journal of Curriculum Studies 10(4).

Fiorda, M. C. S. 2010. La Importancia de la Investigación en el Campo de la eEducación. Ensayo sometido como requisito parcial para el curso EDUC603
Dra. Edith M. Santiago Caribbean University Recinto de Carolina EE. UU.

Freire, Paulo. 1988. “La educación como práctica de la libertad”. Siglo XXI Editores, México.

Martínez, G. R. A. 2007. La investigación en la práctica educativa: guía metodológica de la investigación para el diagnóstico y evaluación en los centros docentes. Ministerio de educación y ciencia dirección general de educación, formación profesional e innovación educativa Centro de Investigación y Documentación Educativa (CIDE).Colección investigamos No 5.  Edita: © Secretaría General Técnica. Madrid.

Stenhouse, L. 1984. Investigación y desarrollo del currículo. Ed. Morata. Madrid.

Travers, R. M. W. 1979. Introducción a la  investigación educacional. Paidós. Buenos Aires.