Anteproyecto de Estatuto para el Consejo Latinoamericano de Transformación Educativa. CLATE

Preámbulo

América Latina lleva cerca 500 años sometida a las invasiones militares, económicas y culturales de los imperios mundiales que se han dedicado a saquear los grandes recursos naturales de nuestros bosques, minas, mares, playas y subsuelo. Como efecto, los países de este continente se caracterizan por la pobreza de la gran mayoría de sus habitantes, la inseguridad personal y familiar, la falta de oportunidades de desarrollo, la necesidad creciente de emigrar hacia los países ricos, y, en las últimas décadas, el desarrollo del narcotráfico hacia los Estados Unidos y de la delincuencia organizada, con el aumento excesivo en los niveles de violencia social. El deterioro es progresivo en la medida en que cada vez consumimos los productos elaborados y las tecnologías provenientes de Norteamérica, Europa y Asia, a cambio de malbaratar nuestros recursos naturales, nuestra “mano de obra” y de la producción y envío de estupefacientes hacia esos continentes.

A través de organismos internacionales liderados por Estados Unidos se han ejercido condicionamientos y se han determinado políticas nacionales que mantienen la situación de dependencia y colonialismo latinoamericano. En el ámbito económico el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) han hecho empréstitos a nuestros países con onerosos intereses y bajo la firma de “cartas de intención” que exigen la aplicación de políticas lesivas para los intereses sociales, incluyendo Tratados de Libre Comercio inequitativos. La Organización de Estados Americanos (OEA), la Organización de las Naciones Unidad (ONU), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), otras organizaciones internacionales y el propio gobierno estadounidense exigen determinadas políticas y modelos políticos en nuestros países bajo múltiples formas de presión, como lo fue el patético bloqueo a Cuba. La televisión y otros medios de difusión son los encargados de la invasión cultural e ideológica, mientras que los planes y programas educativos son evaluados desde el punto de vista homogeneizante de la OCDE y su programa de evaluación académica internacional de los alumnos, conocido por sus siglas: PISA; y sus replicaciones en cada país.

Para ocupar puestos laborales y tener salarios decorosos cada vez se exige mayor escolaridad. Actualmente, personas con posgrado pueden recibir remuneraciones que apenas alcanzan para una sobrevivencia digna. Adicionalmente, solamente una pequeña minoría tiene acceso a la universidad, y menos aún, a un posgrado. Las deficiencias en las prácticas educativas desde los niveles básicos generan fallas en el aprendizaje y desmotivación en más educandos cada vez, por lo que muchos jóvenes abandonan los estudios o los ven solamente como un trámite a cubrir. Millones de jóvenes que sí desean continuar estudiando no logran acceder a los niveles universitarios, quedando marginados y obstruidos en su desarrollo personal, con graves repercusiones para la vida comunitaria y el desarrollo económico de nuestros países.

Las escuelas no ofrecen a los alumnos conocimientos relevantes para la vida cotidiana y laboral. El esfuerzo de los estudiantes se centra en obtener una calificación y no en aprender a producir, crear e innovar. Muchos docentes no cuentan con la debida capacitación y padecen de la desvalorización social de su profesión.

Los efectos de los actuales procesos de enseñanza-aprendizaje en las escuelas distan mucho de ser los esperados en los planes de estudio. Los resultados educativos no han sido satisfactorios, como lo demuestra el crecimiento acelerado de las conductas delictivas y agresivas, además del bajo rendimiento técnico en muchas esferas de la actividad productiva.

Erróneamente se concibe a la educación como un proceso unidireccional, lineal, sobre la base de conocimientos, capacidades y valores preestablecidos en un plan de estudios. Los temas obligados y las rutinas escolares contrastan con la velocidad actual del acceso de las nuevas generaciones a múltiples fuentes de información alternativas. Se requiere un cambio de paradigma hacia un modelo integral y democrático con base en diversas propuestas alternativas dialógicas y autogestoras. Cambios en el proceso de enseñanza-aprendizaje en las escuelas podrían tener un papel fundamental y prioritario para superar problemáticas familiares y abrir cauces para la transformación de la realidad social.

Es indispensable y urgente la transformación de los procesos educativos. Las escuelas deben ser instituciones dedicadas a detectar, impulsar, desarrollar y proyectar las vocaciones y talentos creadores de niños, jóvenes y adultos, elevando su poder de incidencia en la comunidad en los aspectos culturales, ecológicos, económicos y políticos. En lugar de una formación para ser “empleados” (usados) es necesario formar creadores y líderes de proyectos que puedan realizar productos alternativos para el intercambio equitativo en la comunidad latinoamericana y con otros países.

La transformación educativa debe ser parte de un proyecto integral que abarque también la modificación de políticas públicas, de procesos económicos y el desarrollo de nuevas expresiones culturales para hacer realidad la emancipación de nuestros pueblos, la independencia plena de nuestros países, el bienestar económico integrado con el entorno natural, y la fraternidad y cooperación latinoamericana, como una forma de entrar a otra etapa de la humanidad donde no haya explotación ni marginación de seres humanos.

Conceptos y Principios Básicos

  1. Es necesario analizar críticamente los procesos educativos para identificar los problemas y necesidades, y generar alternativas para que las instituciones educadoras sean eficaces y eficientes en su función de detectar, impulsar, organizar y desarrollar vocaciones y talentos individuales y colectivos de estudiantes y docentes, a efecto de transformar la relación vertical de maestro y alumno en el que uno enseña y otro aprende, por la de intercambio de conocimientos o de saberes teórico-prácticos en el que todos saben, todos enseñan y aprenden, como modelo alternativo más democrático de redes sociales que manejan el intercambio de manera presencial y a distancia; esto, en un proceso plural, de unidad en la diversidad. Se requiere promover relaciones de confianza para reconstruir la estructura social; un proceso transdisciplinario para propiciar la creatividad individual y social a partir de las aulas, realizando alternativas relevantes para el mayor bienestar y el desarrollo cultural de las comunidades.
  2. Los planes educativos y los propios docentes deben propiciar la organización de los grupos y la coordinación intragrupal, de tal manera que no todos los estudiantes realicen las mismas actividades, sino que exploren activamente diferentes aspectos dentro de una temática general, con base en intereses personales y mediante la formación de verdaderos equipos de trabajo e individuos íntegros, con proyección social.
  3. Para elevar la calidad de la educación y su beneficio social es necesario revalorar el servicio que los docentes brindan desde preescolar hasta posgrado.
  4. El reto de cada docente es convocar a sus alumnos, lograr apasionarlos por el conocimiento y el compromiso social más que por calificaciones. El docente debe dejar de ser un vigilante autoritario para transformarse en un líder organizador y promotor de posibilidades de aprendizaje y proyección social.
  5. El docente requiere ser autocrítico, comprometerse consigo mismo y fundar su trabajo en principios éticos correspondientes a esta importante profesión. Debe poseer una sólida formación en el área que imparte además de la pedagógica y didáctica. Por lo que se necesita brindar espacios para la capacitación continua, incluyendo la retroalimentación y el intercambio de saberes con sus colegas de otras instituciones y de otros países.
  6. El trabajo escolar de estudiantes y docentes debe orientarse a incidir en la vida social contemporánea, generando ideas y propuestas, diseñando y realizando proyectos comunitarios, a partir de los intereses y motivaciones propias del grupo convocado flexiblemente por los docentes y por los programas de estudio.
  7. Las evaluaciones en lugar de ser simplemente numéricas y a cargo del docente, deben realizarse a través de análisis contextuales y colectivos de los educandos y el educador sobre los resultados obtenidos en cada proyecto y actividad, por individuos y equipos de trabajo, generando conclusiones y recomendaciones que valoren el potencial de cada persona y cada equipo de trabajo.
  8. Las escuelas deben convertirse en centros de acción comunitaria, involucrando la formación también de padres de familia y otros sectores de la comunidad, con quienes docentes y estudiantes tendrían interacción, a partir de sus proyectos de incidencia social.
  9. Los proyectos educativos deben orientarse a aprender, crear, y producir conocimientos, capacidades, actitudes y valores innovadores para integrarlos a la sociedad y promover en docentes, estudiantes y en toda la comunidad estos proyectos como propios, en la dirección de lograr el bienestar de la comunidad.
  10. Promover la conciencia sobre salud y ambiente para mejorar la calidad de vida y la sustentabilidad ambiental creando actitudes de corresponsabilidad social, apoyados por procesos de autogestión social comunitaria apoyada en procesos tecnológicos apropiados y en ecotécnicas. Un proceso crítico, propositivo y activo que dé respuesta concreta desde cada comunidad a los problemas de salud y ambiente de forma integral u holística.

Valores

1.

Laicismo

10.

Solidaridad

19.

Democracia

2.

Justicia

11.

Coherencia

20.

Salud holística

3.

Libertad

12.

Congruencia

21.

Resiliencia

4.

Paz

13.

Cooperación

22.

Humildad

5.

Equidad

14.

Diálogo

23.

Afectividad

6.

Respeto

15.

Veracidad

24.

Generosidad

7.

Honestidad

16.

Claridad

25.

Autogestión

8.

Pluralidad

17.

No dogmatismo

   

9.

Asertividad

18.

Calidez

   

Capacidades esenciales

1.

Creatividad

6.

Responsabilidad

11.

Perseverancia

2.

Trabajo en grupo

7.

Dominio de la profesión

12.

Aprendizaje creador

3.

Facilidad de comunicación

   

13.

Aprendizaje colaborativo

4.

Autoestima

8.

Sentido crítico

14.

Eficacia sin pragmatismo,

5.

Compromiso social

       

ESTATUTOS

CAPÍTULO I.
DENOMINACIÓN Y OBJETO SOCIAL

Artículo 1.  El Consejo Latinoamericano de Transformación Educativa (CLATE) es una organización internacional latinoamericana que integra personas e instituciones interesadas en analizar y modificar los procesos educativos de manera integral en vinculación con el mayor bienestar social y la independencia de los pueblos y países latinoamericanos.

Artículo 2. El CLATE y todos sus miembros se comprometen a defender y cumplir su Declaración de Principios, sus valores y este estatuto.

Artículo 3. Los miembros del CLATE aceptan respetar este estatuto que reconoce la autonomía de las instituciones, de los grupos académicos y de los educadores y educadoras que de manera personal se incorporen al CLATE.

Artículo 4. Los idiomas de comunicación del CLATE son el español y el portugués.

Artículo 5. Los objetivos del CLATE son los siguientes:

  1. Analizar críticamente los procesos educativos en América Latina y generar alternativas para hacer que las instituciones educadoras sean eficaces y eficientes en su función de detectar, impulsar, organizar y desarrollar vocaciones y talentos individuales y colectivos de estudiantes y docentes para generar y aplicar alternativas relevantes para el mayor bienestar y el desarrollo cultural de las comunidades.
  2. Desde educación inicial hasta posgrado, promover y defender el acceso gratuito de todas las personas que lo deseen.
  3. Exigir e impulsar la calidad de las instituciones educadoras en cada uno de los siguientes aspectos: programas, docentes, infraestructura, materiales didácticos, actividades deportivas, actividades artísticas y gestión.
  4. Promover y defender la pluralidad, el no-dogmatismo y el laicismo en TODAS las instituciones educadoras.
  5. Promover el diseño y aplicación de modelos educativos integrales basados en la educación cooperativa, el aprendizaje creador, el compromiso social, la ética, el cuidado de la salud y del ambiente, el aprovechamiento y desarrollo de tecnologías, conjugados con la educación emocional y la práctica de expresiones afectivas.
  6. Desarrollar propuestas para todos los niveles y modalidades educativos.
  7. Generar criterios e instrumentos para evaluar la calidad de las instituciones educadoras y aplicar evaluaciones institucionales con base en esos criterios, haciendo las recomendaciones necesarias para su superación.
  8. Promover y demandar recursos para impulsar la realización de investigaciones educativas relevantes.
  9. Promover el intercambio internacional latinoamericano de ideas, informaciones, investigaciones, proyectos, experiencias y materiales que contribuyan a la superación de los procesos educativos.
  10. Diseñar e impulsar políticas públicas para que los recursos públicos se orienten con eficacia y eficiencia a la transformación educativa.
  11. Establecer y consolidar vínculos con organizaciones afines que puedan contribuir a los objetivos anteriores.

CAPÍTULO II.
DE LOS INTEGRANTES DEL CLATE

Artículo 6. Podrán ser integrantes de la CLATE

  1. Educadores y educadoras, investigadores o directivos de instituciones educativas que deseen contribuir a la transformación educativa.
  2. Padres de familia y personas que deseen contribuir a la transformación educativa.
  3. Entidades, asociaciones o instituciones interesadas en contribuir a la transformación educativa.
  4. Personas que a consideración de la Asamblea General sean designados Miembros Honorarios, considerando su compromiso con el ideario y los principios del CLATE.

Artículo 7. Para ser integrante del CLATE se requiere hacer la solicitud por escrito en la que se exprese conocer y estar dispuesto a comprometerse con los principios y los estatutos del CLATE, con los datos completos.

Artículo 8. Salvo quienes hayan participado en la Asamblea Constitutiva del CLATE, cuya solicitud será aprobada directamente por la misma, la admisión para ser integrante de este Consejo se hará por aprobación del Comité Ejecutivo Latinoamericano verificando que se cumpla con lo establecido en estos estatutos e informando a los Consejeros y a la Asamblea para su ratificación.

Artículo 9. Los integrantes del CLATE tendrán los siguientes derechos y obligaciones:

  1. Participar con voz y voto en las Asambleas.
  2. Integrarse a órganos, cargos o comisiones que disponga el CLATE, en los términos de estos estatutos.
  3. Gozar de todos los beneficios que otorgue el CLATE.
  4. Concurrir a cualquier evento promovido por CLATE.
  5. Cumplir con las decisiones de la Asamblea y del Comité Ejecutivo Latinoamericano, respetando la autonomía de las instituciones miembros.

Artículo 10. La condición de miembro se perderá por las siguientes razones:

  1. Si dejan de cumplir con los estatutos del CLATE.
  2. Por solicitud expresa.

CAPÍTULO III.
DEL PATRIMONIO

Artículo 11. El patrimonio del CLATE será administrado por el Presidente y el Tesorero del Comité Ejecutivo Latinoamericano quienes rendirán cuentas ante el Consejo y ante la Asamblea General, la que decidirá su aprobación o rechazo, y está constituido por:

  1. Las cuotas de sus miembros, cuya cantidad y forma de pago será reglamentada por la Asamblea.
  2. Los ingresos generados por las actividades de CLATE.
  3. Toda cantidad de dinero y bienes patrimoniales que, por subvención y/o donación, sea aceptada por el CLATE.

Artículo 12. Los fondos del CLATE serán depositados en un banco comercial de reconocida responsabilidad en el país sede del CLATE, debiendo contar con la aprobación de la Asamblea General previamente. Los recursos del CLATE serán utilizados exclusivamente en el cumplimiento de sus objetivos.

CAPÍTULO IV.
DEL GOBIERNO DEL CLATE

Artículo 13. El gobierno del CLATE será ejercido por:

  1. La Asamblea General del CLATE
  2. El Consejo General Latinoamericano
  3. El Comité Ejecutivo Latinoamericano

Artículo 14. La Asamblea General del CLATE representa la más alta autoridad y será integrada por todos los miembros presentes; sus decisiones sólo podrán ser modificadas por otra Asamblea.

Artículo 15. La Asamblea General se reunirá cada dos años. El número de asistentes necesarios para las reuniones será del 50 por ciento más uno, en caso contrario, con diferencia de 1 hora se iniciará la Asamblea con los miembros que estén presentes, que provengan de al menos la mitad de los países a los cuales pertenecen los miembros del CLATE. Podrán ser convocadas Asambleas Extraordinarias, por la mayoría simple de los miembros del Comité Ejecutivo Latinoamericano.

Artículo 16. El anuncio de la reunión de Asamblea General debe hacerse al menos 45 días antes de su celebración, y debe contener información preliminar relativa al Orden del día, lugar y fecha de la reunión. Cada miembro puede plantear mociones y puntos para el Orden del día, comunicándolo por escrito a más tardar 15 días antes de la reunión. Cada moción tiene que estar indicada por escrito, describiendo sus contenidos, referencia estatutaria en su caso, presupuestos y posibles costas si las hubiere. El Orden del día definitivo debe llegar a los miembros a más tardar una semana antes de la fecha de la reunión de la Asamblea General.

Artículo 17. El Consejo General Latinoamericano se integrará por 1 a 9 consejeros por cada uno de los países latinoamericanos que estén representados en la Asamblea Constitutiva o en Asambleas posteriores. Entre los integrantes de cada país elegirán un Consejero Presidente, un Consejero Secretario, un Consejero de Finanzas, un Consejero de Educación Inicial y Básica, un Consejero de Educación Media Superior, un Consejero de Educación Superior, un Consejero de Posgrados, un Consejero de Educación en Línea, un Consejero de Educación para Padres. 

Artículo 18. El Consejo General Latinoamericano se reunirá cada dos años, de manera alternada con la Asamblea General. Para sesionar como Consejo General debe estar presente al menos un consejero de la mitad de los países que cuenten con representación en el Consejo. El Consejo General Latinoamericano tendrá las siguientes funciones:

    1. Revisar los avances en los proyectos aprobados por la Asamblea General.
    2. Exigir al Comité Ejecutivo Latinoamericano el cumplimiento de los acuerdos de la Asamblea General.
    3. Promover la formación y dar seguimiento al desarrollo de consejos nacionales por cada país latinoamericano.
    4. Aprobar la integración de nuevos miembros al CLATE.
    5. Recibir, analizar y aprobar propuestas de los integrantes del CLATE que no contravengan los principios, el estatuto y los acuerdos de la Asamblea General.
    6. Emitir expresiones públicas sobre la situación educativa, social y política de los países latinoamericanos, y ante eventos relevantes de manera continental.
    7. Verificar el cumplimiento de los Estatutos y tomar los acuerdos que corresponda en caso de incumplimiento, de los cuales conocerá y serán ratificados o, en su caso, rectificados por la Asamblea General.

Artículo 19. El Comité Ejecutivo Latinoamericano estará formado por un Presidente, un Secretario, un Tesorero, un Secretario de Educación Inicial y Básica, un Secretario de Educación Media Superior, un Secretario de Educación Superior, un Secretario de Posgrados, un Secretario de Educación en Línea y un Secretario de Educación para Padres. Estos cargos deben distribuirse entre los diferentes países de tal manera que en el Comité Ejecutivo no haya dos integrantes del mismo país.

Artículo 20. El Comité Ejecutivo Latinoamericano debe sesionar al menos dos veces por año, ya sea de manera presencial o en línea. El quórum del Comité Ejecutivo Latinoamericano es por mayoría simple. Cada miembro tiene un voto. Cuando la votación está dividida por partes iguales el Presidente o en su ausencia el Secretario, tendrá un voto doble. Son funciones del Comité Ejecutivo, sin perjuicio del reglamento de funcionamiento que pudiera darse:

  1. Tener la representación del CLATE.
  2. Ejecutar los acuerdos de la Asamblea General y del Consejo General Latinoamericano.
  3. Presentar el informe bianual de gestión a la Asamblea General para su aprobación.
  4. Gestionar acciones para el cumplimiento de los fines del CLATE.
  5. Realizar el seguimiento de los acuerdos de la Asamblea General y del Consejo General Latinoamericano.
  6. Difundir en forma oficial y pública la opinión del CLATE en los asuntos de interés educativo.
  7. Someter cualquier asunto de interés general a la deliberación y acuerdo de la Asamblea General y/o del Consejo General Latinoamericano, según corresponda.
  8. Registrar la afiliación de personas e instituciones al CLATE y aplicar un proceso de inducción para su adecuada incorporación al proyecto.
  9. Recaudar las cuotas y aportaciones establecidas, elaborar el presupuesto y el balance bianual, y ejecutar el presupuesto.
  10. Informar a los miembros de las actividades y acuerdos, y preparar el informe anual de su gestión.
  11. Acordar la convocatoria de sesiones extraordinarias de la Asamblea General.
  12. Redactar los temas del Orden del día de las Asambleas y someterlo a las consultas previas.
  13. Convocar a los miembros del CLATE para participar en las actividades acordadas.
  14. Coordinar las actividades de los grupos de trabajo o comisiones designando a sus responsables.
  15. Realizar operaciones con bancos internacionales que operen en el país sede del CLATE.

Artículo 19. En caso de más de tres ausencias continuas de uno de los integrantes del Comité Ejecutivo Latinoamericano, la misma puede aprobar un sustituto hasta la próxima reunión de la Asamblea General o del Consejo General.

Artículo 20. Todos los cargos del Comité Ejecutivo Latinoamericano serán electos en Asamblea General y no tendrán salarios o beneficios económicos. El Consejo General Latinoamericano podrá elegir a los sustitutos de aquellos integrantes del Comité Ejecutivo Latinoamericano que se hayan ausentado de las reuniones de éste, tres o más veces continuas. Los electos por el Consejo General Latinoamericano durarán en su encargo el tiempo faltante para la siguiente Asamblea General en la que podrán ser postulados y elegidos para cualquiera de los cargos del Comité Ejecutivo Latinoamericano.

CAPÍTULO V.
DE LOS CONGRESOS Y EVENTOS INTERNACIONALES

Artículo 21. El CLATE contribuirá a la organización y desarrollo del Congreso Internacional de Transformación Educativa, propiciando la participación de personas y grupos de los diferentes países latinoamericanos.

Artículo 22. El CLATE contribuirá a promover y desarrollar diversos eventos sobre temas educativos que puedan contribuir a la transformación educativa en América Latina.

Artículo 23. El CLATE organizará diversos eventos internacionales latinoamericanos para la transformación educativa.

CAPÍTULO VI.
DE LAS MODIFICACIONES DE LOS ESTATUTOS

Artículo 24. Las modificaciones a introducirse en los Estatutos serán propuestas a la Asamblea por la Mesa Coordinadora o a solicitud presentada por dos o más miembros, por lo menos 15 días antes de la Asamblea y comunicadas por ésta a los miembros con una anticipación no menor de una semana.

CAPÍTULO VII.
DE LA DISOLUCIÓN DEL CLATE

Artículo 25. Para disolver el CLATE se necesita el voto aprobatorio de las dos terceras partes de los miembros.

Artículo 26. En caso de disolución del CLATE su patrimonio será donado a la Institución que la Asamblea General decida.

CAPÍTULO VIII.
DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Artículo 27. En la Asamblea Constitutiva del CLATE podrán participar de las votaciones quienes se hayan acreditado al iniciar esta Asamblea, y quedarán registrados como miembros fundadores.

Artículo 28. En la Asamblea de fundación se elegirá a los integrantes del primer Comité Ejecutivo, se fijará la cuota anual de afiliación decidiéndose su entrada en vigencia y se decidirá la fecha de finalización del primer ejercicio contable.

Artículo 29. Lo que no se hubiere previsto en estos Estatutos, así como la interpretación de cualquiera de sus disposiciones será resuelto por el Comité Ejecutivo Latinoamericano, quien dará cuenta de sus determinaciones o resoluciones a la Asamblea General o al Consejo General Latinoamericano, según sea el momento, en sus reuniones próximas inmediatas.