Carta para Atenea

Reclusorio Molino de las Flores Texcoco, Edo. Mex. a 25 de Junio 2016

Les saludo con amor y con la aflicción que me causa su ostracismo, es decir, su aislamiento respecto a mi persona. Espero que su salud y su escuela sean satisfactorias. También espero que hayan podido ya adaptarse plenamente a la vida en Huexotla, su gente, su clima y su problemática. Como ustedes saben, cada mudanza en nuevo lugar, es distinto, en cada uno hay condiciones adversas y también ventajas. Creo que siendo su propia casa, nuestra casa, donde no se debe pagar renta, y donde puse todo el empeño para que quede bonito el interior; con amplio espacio para el trabajo, el ejercicio y el juego; con arboles hermosos; una gran cisterna; y, en una población tranquila, podrán vivir sin presiones, con la certeza y confianza del hogar dulce hogar. Los que hemos tenido que dejarlo en algún momento, los que hemos sido apartados, por alguna razón ajena a la voluntad, sabemos lo terrible que es no poder llegar, dormir o descansar en nuestro hogar, por ello les exhorto a que disfruten y gocen la exquisitez de tener un hogar, que lo cuiden, lo respeten y lo hagan el digno sitio de su más gloriosa existencia.

Mi hermosa Ate:

Estás cumpliendo un año más y con ello te expandes en el universo; estoy seguro que tu camino en el tiempo está orientado a las mejores causas de los humano y de la naturaleza. He podido hacer un ahorro de $1000.00 (mil pesos) que les mando para que compartan algún bocado o algún artículo que sirva para un festejo sencillo del importante acontecimiento. Ojalá que en este festejo sientan que estoy con ustedes, acompañándoles, abrazándoles y dándoles muchos besos. Yo me imagino con ustedes así como muchas veces pasamos, en una laguna, en un barranco, en el cerro, el bosque, el cine, la tirolesa, nadando o caminando en la ciudad.

Ate, hace unos meses leí un libro de Ángeles Mastreta que me gustó y de ahí saqué la siguiente cita que hoy te dedico con todo mi corazón…marchito:

.Niña que duermes bajo la mirada de Dios, te deseo que no lo pierdas jamás, que vagas por la vida con la paciencia como tu mejor aliada, que conozcas el pacer de la generosidad y la paz de los que no esperan nada, que entiendas tus pesares y sepas acompañar los ajenos. Te deseo una mirada limpia, una boca prudente, una nariz compasiva, unos oídos incapaces de recordar la intriga, unas lágrimas precisas y atemperadas. Te deseo la fe en una vida eterna, y el sociego que tal fe concede…

Niña, yo te deseo la locura, el valor, los anhelos, la impaciencia. Te deseo la fortuna de los amores y el delirio de la soledad. Te deseo el gusto por los cometas, por el agua y por los hombres. La inteligencia y el ingenio. Una mirada curiosa y una boca que sonría y maldiga con precisión divina, unas piernas que no envejezcan que te devuelva la entereza. El sentido del tiempo que tienen las estrellas, el temple de las hormigas, la duda de los templos. La fe en los augurios, en la voz de los muertos, en la boca de los aventureros, en la paz de los hombres que olvidan su destino, en la fuerza de tus recuerdos y en el futuro como la promesa donde cabe todo lo que aún no te sucede. Amén

Además mi amor, te envío un dibujito que hice pensando en lo complejo, pero bello de la vida. Aquí no nos dejan usar colores o tintas, por ello es a lápiz y sin recubrimiento. Ojalá te agrade y te acompañe cuando te sientas triste o enojada.

Atenea, Torna, Uril:

Estoy aprendiendo a cultivar la paciencia y me peleo a diario con la “espera”, esa señora pesada y obesa a la que es difícil soportar porque engorda más cuanto más débiles o enfermos estamos. Así es que aguardo el momento en que me escriban, me hablen, me manden una foto o que pueda abrazarles.

Sabré ser paciente y cohabitaré con la espera, resistiendo y empeñando mi fe en la lucha de nuestro plantón y nuestro movimiento, nuestros compañeros y compañeras que a pesar de 26 largos meses siguen de pie en esta causa superior: la libertad y la injusticia.

A nombre de todos y todas ellas, mis niñas y mi niño, un abrazo, tierno y luminoso.

¡Que florezca la libertad
y que se multipliquen los caminos de lucha!
¡Nos faltan 43!
¡Hasta la victoria CNTE!

OSCAR HERNANDEZ NERI
www.niunpresuntoculpablemas.org