Un acto simulado llamada certificación

Foto: Federica Savo

Colaboración de un interno del penal de Texcoco, para Ni un presunto culpable más

Es terrible verte inmerso en una situación que involucre un delito más si por circunstancias ajenas a ti, te encuentras en el momento menos afortunado para la creación e inicio de los denominados carpetas Administrativas ya sea porque los cuerpos de Seguridad Publica cumplan a cabalidad su función o porque simplemente no encuentran a nadie más que a ti ciudadano incauto al cual se referirán como un “acompáñanos para deslindar responsabilidades”, en este preciso momento empieza o empezará el viacrucis de una relativa justicia después de no haber conseguido datos que te inculpen o una oferta económica que satisfaga sus intereses llegarán ante la Representación Social y le dirán “Órale mi Lic, cuádrelo, este sujeto fue, él robó, mató, violó. Bueno lo que se ocurra. Estaba rondando la zona y con marcada actitud “sospechosa”, ¿Dónde firmo mi puesta a disposición, hay nos ponemos de acuerdo si hay arreglo si no usted me prepara para decir de que lo acusaremos o no mi Lic.? Y así por no tener dinero o dispuesto a sucumbir bajo las mandíbulas de la justicia vas a ser consignado sin más ni más.

Llegarás al reclusorio más cercano o al que les acomode a fin de cuentas ya no es bronca de la Representación Social, ahora le corresponderá al impartidor de Justicia, el Juez, que después de haber escuchado un relato inverosímil e incoherente e irreal de unos hechos, manifestará que se encuentra apegada a derecho su detención, señalará audiencia para vinculación a proceso, la cual sin duda será resuelta en sentido afirmativo y continuará su vinculación y apertura un inicio de investigación, el cual no se cumplirá en la fecha que se estipuló ya que debido a la carga de trabajo la fiscalía ampliará o solicitará la ampliación del periodo de investigación. Hasta esta etapa llevaras aproximadamente de 2 a tres meses privado de tu libertad pero el brazo que sostiene la balanza de la legalidad de la Diosa Themis continua inerte, solida, firme porque nuestros órganos de procuración e impartición de Justicia están trabajando arduamente para der certeza a la sociedad, nos hacen pensar que la población penitenciaria, equivale a la correcta aplicación de justicia y dentro de los penales se encuentran los verdaderos culpables de los hechos delictuosos. Regresando a esa minuciosa investigación el Fiscal o Ministerio Publico en atribución a sus facultades de acuerdo al art. 21 Constitucional reunirá a través de su policía Ministerial Investigadora todos los elementos pertinentes para seguir sosteniendo su acusación, olvidando que la voluntad del legislador en la creación del nuevo sistema penal, involucra que el M.P. recaudará pruebas pertinentes para lograr un esclarecimiento del hecho delictuoso, no para inventar o manipular datos de prueba pero en fin. Seguirá el suplicio de justicia hasta en etapa intermedia y agotando la desesperación del individuo surge la oferta legal ¡Abréviate! Si así como leen: un procedimiento que surge de los procedimientos especiales es el juicio abreviado durante el cual no es sino otra cosa que el aceptar el delito tal cual lo señaló el Ministerio Público a través de la policía, es decir ¡Sí lo hice su señoría!, motivo o el por el que te incitan a, como dice, “levantar la mano”, fácil deducción. Primero; al juez, su índice de sentencias condenatorias incrementará.

Segundo: al Ministerio Publico: su investigación resultó un éxito, Tercero: el defensor ya sea Público o Privado: acabó en breve su trabajo y ganó un dinero por demás fácil a costa de la presión a su detenido y para el preso la oferta de Justicia: lograrás tu libertad tal vez confianza, hipoteca o con un localizador satelital (brazalete). ¡Qué tal hemos cumplido un trabajo arduo! La oferta sigue. Abréviate, gana tu libertad a costa del reconocimiento irreal del delito y por incapacidad de nuestro sistema de justicia.