Reclusorio Molino de las Flores
Texcoco, Edo. México a 23 de Febrero de 2015

Compañeros y Compañeras
Hermanos y Hermanas
Atenea, Torna y Vril.

Pasó mi aniversario 49 y ese día la cárcel se hizo un poco más desolador, las noticias decepcionantes un poco más amargas y las penumbras un poco más obscuras. Pero todo toma su incierto cause: me abrazan las horas sordas leyendo, escribiendo, platicando, ejercitándome; salgo a correr para empujar al tiempo y para que no me alcance el olvido.

La última audiencia fue inútil porque no pudieron asistir mis abogados; espero la siguiente el día 26, en tanto, se enfila otro capítulo de mi defensa legal. Me aliviana nuestro taller educativo, imprescindible, edificante, los libros que con amor me han mandado Vika, Lilia, Giovanni, Víctor, Lety, Alma, Karina, Claudia, Chucho, Isidro, Murueta; los mensajes y cartas de la banda (cada día menos) que me trae mi gran abogada; y, mis maravillosas visitas de martes y sábados.

.

 

Nunca tuve un regalo más formidable, que no es de un día, es de todos los días, de todas las noches: el plantón, convite sempiterno, frugal lección de historia y ética, trascendente como un pastel en el que se apagan las velas de un soplido cargado de deseos.

El día 18 de Febrero llegó el Visitador General de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, junto con varios abogados; también entraron Lilia y César para presenciar que vinieron a cumplir el compromiso que adoptó el Presidente de la CODHEM una semana antes por el mitin realizado en la Ciudad de Toluca, acto público exitoso a cuyos participantes envió mi mas fraternal agradecimiento. Dialogamos con ellos los términos de nuestra nueva queja:

1.- Los Magistrados, Juez, Ministerio Público y Policías Ministeriales, violaron mis Derechos  Humanos como lo determino el Juez Quinto de Distrito, en mi Juicio de Amparo.

2.- Llevo casi 10 meses viviendo tensión y hacinamiento infrahumano en la celda de ingresos, cuando por haber sido servidor público me corresponde el dormitorio de los Servidores Públicos.

Me escucharon con amabilidad y refrendaron el compromiso de revisar el caso rápidamente. Fueron conmigo a la celda, pero ¡oh, sorpresa! : Desde el Lunes 16 se presentó el Director del penal a nuestra celda, primera vez que lo hace desde que estoy aquí; preguntó cuántos presos había y se llevó un pedazo de cable; a las ocho de la noche sacaron a 36 internos; de los 84 que estaban en ese par de celdas con cupo para 10, los trasladaron a procesados; de los 42 que quedábamos los asignaron provisionalmente a las listas de otras celdas del dormitorio 1, de tal forma que en mi celda quedamos solo ocho personas; a los demás los “aleccionaron” para decir que estaban en otras celdas y que eran la tira, es decir Servidores Públicos de Seguridad. Los funcionarios de la CODHEM se llevaron fotos y datos de ese montaje, de esa simulación armada entre custodios, jefas y Directivos del Reclusorio.

Pero hoy todo sigue igual; sigo viviendo en el microbús que no se mueve, viviendo y respirando saturación humana y haciendo de la celda el hogar, estudio, baño, comedor, sala, fumadero, cocina, muladar, ring de lucha de box, dormitorio sin oscuridad y sin silencio nunca, hervidero de delincuencias e inocencias, guardarropa y doliente guarda sueños.

La espera continúa y el recuerdo de mis retoños también.

OSCAR HERNANDEZ NERI
www.niunpresuntuculpablemas.org