El H. Consejo Técnico de la Facultad de Filosofía y Letras tiene el deber ético de pronunciarse ante el creciente agravamiento de la crisis nacional. En consecuencia, y de acuerdo con la información disponible sobre los acontecimientos del sábado 15 de noviembre en las inmediaciones del Auditorio Justo Sierra, los consejeros de la Facultad consideramos que estos hechos se inscriben en la delicada situación política y social generada por los crímenes perpetrados el 26 de septiembre del año en curso contra los estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” y otros ciudadanos de Guerrero.

Con base en estas premisas, los consejeros hacemos un llamado a la comunidad para mantener viva la memoria de tan nefandos crímenes y reforzar su compromiso humanista ante las secuelas políticas y sociales que de ellos dimanan. Exigimos la procuración de justicia, el cese a la impunidad y el respeto pleno a los derechos humanos fundamentales y a las libertades civiles, tanto de cara a las causas principales de la actual situación como a toda otra circunstancia. Asimismo, ratificamos la exigencia de que sean presentados con vida los 43 normalistas desaparecidos por la fuerza, al tiempo que reafirmamos nuestra solidaridad absoluta con sus familiares y allegados, así como con las personas que fueron aprehendidas en el contexto de la manifestación del 20 de noviembre pasado, entre quienes se encuentran cuatro estudiantes de nuestra Universidad, uno de ellos del Posgrado en Letras.

De igual manera, hacemos un exhorto para evitar un deterioro mayor de la situación del país y condenamos la violencia como método de acción política o supuesta vía para aplicar la ley, dirimir discrepancias ideológicas y superar agravios. Los consejeros técnicos de esta Facultad instamos también al Consejo Universitario a emitir un pronunciamiento institucional sobre la situación del país en el presente. Por otro lado, exigimos a las autoridades universitarias competentes una explicación rigurosa sobre la presencia, el 15 de noviembre, de personal de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, en compañía de personal de la Unidad de Apoyo Jurídico de la Universidad, dentro de nuestra institución. Consideramos que las disculpas ofrecidas por la Procuraduría no atenúan la gravedad de estos hechos y condenamos sin ambages la actuación de su agente, quien hirió con su arma a dos personas —una de ellas estudiante de nuestra Facultad— y una perra. Expresamos también nuestra profunda preocupación por las acciones de un grupo de embozados que, el pasado 20 de noviembre, irrumpieron en la Facultad y causaron alarma entre quienes permanecían dentro de nuestras instalaciones durante el paro programado para esa fecha.

Los miembros de este Consejo exigimos respeto irrestricto a la autonomía universitaria, condición indispensable para que la UNAM realice las funciones que le son inherentes y siga al servicio del país y de la humanidad, como lo establece su legislación. Finalmente, demandamos que las instancias universitarias responsables garanticen en todo momento la seguridad de su comunidad.

*P.d.: Poco después de la aprobación de este comunicado por el pleno del Consejo Técnico, aconteció la violenta y arbitraria aprehensión de Sandino Bucio Dovalí, estudiante de la carrera de Filosofía en nuestra Facultad. Los miembros de este cuerpo colegiado expresamos nuestra condena absoluta a este hecho y a actos similares, los cuales presentan claros visos de intento de desaparición forzada. Tan repudiables acciones se inscriben a todas luces en lo que se ha descrito en el anterior comunicado, por lo que exigimos se identifique a los responsables, se les someta al debido proceso jurídico y se les sancione conforme a la ley.

“POR MI RAZA HABLARÁ EL ESPÍRITU”
EL H. CONSEJO TÉCNICO DE LA FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS

.